El Amor Maternal de Hace 450 Millones de Años

|
Un equipo internacional de científicos ha descubierto en unas rocas del Estado de Nueva York (EE.UU.) un criadero marino de hace 450 millones de años, donde una especie hasta ahora desconocida para la ciencia incubaba sus huevos y tenía a sus criaturas. Este retrato de la paternidad prehistórica está conformado por fósiles de madres literalmente sentadas sobre sus huevos y algunos individuos que parecían recientemente eclosionados. La especie de ostrácodo, un diminuto crustáceo relacionado con los camarones, langostas y cangrejos que viven hoy en ríos, lagos y estanques, ha sido denominada Luprisca incuba en honor a Lucina, diosa de los nacimientos. 

Según los investigadores, dirigidos por el geólogo David Siveter, de la Universidad de Leicester, el hallazgo, publicado en la revista Current Biology, ofrece pruebas concluyentes de una estrategia reproductiva y de cuidado de las crías conservada durante al menos 450 millones de años. También representa la aparición confirmada más antigua de ostrácodos en el registro fósil.

«Este es un hallazgo muy raro y emocionante. Solo se conocen un puñado de ejemplos donde los huevos fosilizados se asocian con los padres. Este descubrimiento nos dice que estos antiguos pequeños crustáceos marinos tuvieron especial cuidado de sus crías exactamente de la misma manera que sus parientes vivos».

Partes blandas conservadas

Los fósiles recién descubiertos tienen de dos a tres milímetros de largo y están excepcionalmente bien conservados, con no solo la cáscara, sino también las partes blandas del animal que en la mayoría de los casos se han perdido para el registro fósil. Las extremidades y en algunos ejemplares una nidada de huevos están presentes dentro de la cáscara del bivalvo lo que permite a los científicos a identificar y determinar el sexo de cada espécimen. Estas características anatómicas fueron preservadas en la pirita mineral, lo que facilitó el uso de técnicas de rayos X para revelar detalles morfológicos ocultos dentro de las conchas y la roca.

Los ostrácodos vivían, junto con otros animales invertebrados como los trilobites, con poco oxígeno en un mar que bordeaba los márgenes del antiguo continente de América del Norte. Al igual que sus parientes modernos, probablemente los ostrácodos eran capaces de nadar cerca del fondo del mar y obtener su alimento hurgando en material en descomposición y cazando.
abc

El Jabón Nazi Fabricado con Grasa de Prisioneros Judíos: La Leyenda

|
Son decenas las leyendas que, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, hablan de las sanguinarias prácticas realizadas por los nazis con los presos de los campos de concentración. Desde fabricar lámparas con piel humana hasta llevar a cabo crueles ensayos con seres humanos, es imposible desligar a los hombres de Hitler de la brutalidad y la barbarie. Sin embargo, hay un mito especialmente recurrente por su capacidad para poner los pelos de punta: el que afirma que, en 1943, los científicos alemanes comercializaron una pastilla de jabón elaborada con grasa de prisioneros judíos previamente asesinados y hervidos. ¿Realidad o ficción? Ni una cosa ni la otra ya que, aunque es falso que se vendiera, este experimento sí vio la luz a pequeña escala.

Corría por entonces el año 1943 en una Alemania inmersa hasta la ingle en la Segunda Guerra Mundial y abrumada por la ingente cantidad de prisioneros que copaban los campos de concentración. En aquella época, los hornos crematorios de los nazis funcionaban a pleno rendimiento con un único objetivo: evitar la acumulación de cadáveres judíos que generaba la denominada «Solución final» (o exterminio) ordenado por Hitler. La única premisa era la muerte indiscriminada de hombres, mujeres, niños y ancianos para orgullo del Führer.

No obstante, siempre es posible generar más maldad de la ya existente y, en ese contexto de muerte sin razón, alguien tuvo una idea: ¿Por qué no usar los restos de los cadáveres en provecho de Hitler? Increíble pero cierto. Así pues, se generó una gran industria en torno a los cadáveres de los prisioneros judíos. Entre los diferentes «productos» vendidos por los líderes nacionalsocialistas de entonces se destacó, por ejemplo, el pelo humano, el cual era usado para elaborar pelucas femeninas. Había comenzado, en definitiva, la época más cruel del Tercer Reich. Un tiempo que haría correr ríos de sangre y que motivaría la extensión de la leyenda más macabra de la época, la del jabón que se fabricaba con grasa humana.

La leyenda
Esta leyenda no brotó, curiosamente, con la llegada del nazismo, sino que fue creada por los británicos en 1917 durante los años de la Primera Guerra Mundial. Por entonces, el diario «The Times» difundió en un reportaje que los alemanes elaboraban jabón con la grasa de los prisiones ingleses tras hervirlos. Aquella mentira causó tanto revuelo que, ocho años después, tuvo que ser desmentida por el mismo Austen Chamberlain –el secretario de asuntos exteriores del Reino Unido-. Pero ya era tarde, pues la semilla de la desconfianza había sido sembrada y había provocado una leyenda que resistiría el paso de los tiempos.

La llegada de la Segunda Guerra Mundial -en 1939- hizo que este mito volviera a salir a la luz acompañado, a su vez, por una nueva mentira: la que decía que los nazis no sólo estaban fabricando jabón a partir de prisioneros, sino que lo habían comercializado a gran escala. «La acusación fue creída por muchos hasta hoy. Al parecer, el único sustento real de esta creencia era que la principal marca de jabones a la venta en la época se llamaba RIF, palabra que era interpretada como las siglas de “Reines Jüdisches Fett” (“Grasa pura de judío”), cuando en realidad lo era de “Reichsstelle für industrielle Fettversorgung” (“Centro Nacional para la Provisión Industrial de Grasa”)», señala Justino Balboa en su libro «Los grandes enigmas de la Segunda Guerra Mundial».

Una dura realidad
Sin embargo, la desgracia quiso que, años después, esta falacia se convirtiera en realidad por obra y (des)gracia de un científico nazi llamado Rudolf Spanner, director del Instituto Anatómico de Danzig. Todo comenzó cuando este investigador alemán solicitó al Reich que le enviara decenas de prisioneros del hospital psiquiátrico de Konradstein y del campo de concentración de Struthof-Natzweiler para que le «ayudaran» en un nuevo experimento. Dicho y hecho, pues era 1943 y Hitler andaba sobrado de reos. Una vez en el laboratorio, el doctor ordenó asesinarlos y hervirlos para que su grasa se desprendiera del cuerpo y pudiera usarse para fabricar jabón.

Así recordaba Sigmund Mazur, asistente de Spanner, aquellos crueles asesinatos en el juicio que se llevó a cabo en Núremberg contra los líderes nazis tras la contienda: «Los cadáveres llegaban en un promedio de siete y ocho por día. Todos habían sido decapitados y estaban desnudos. A veces llegaban en un carro de la Cruz Roja y otras en un camión que podía contener hasta cuatro cuerpos. Luego se cocían de 3 a 7 días y se recogía su grasa.

Esto se hacía desde 1943, cuando Spanner nos dijo que recolectáramos toda la grasa que pudiéramos».

Mediante esta repulsiva técnica, el doctor consiguió elaborar entre 10 y 100 kilos de jabón que utilizó de manera personal y regaló a sus más allegados. «De acuerdo con los testimonios de Spanner tras la guerra, el jabón fue usado terapéuticamente inyectándolo en ligamentos de articulaciones. Salvo en este caso aislado, no existen pruebas de que se haya usado grasa humana, judía o no, de forma continua o no, durante el período nazi. De hecho, los experimentos de Spanner se interrumpieron inmediatamente en cuanto el jefe de las SS escuchó el rumor», finaliza el autor español en su obra.

Cuatro preguntas a Silvia Moreno, licenciada en Biología por la UCM y estudiante de doctorado en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL, CSIC).

-¿De qué está hecho el jabón?.

El jabón está compuesto por una sal, tradicionalmente de sodio –Na- (aunque depende del álcali utilizado para la elaboración del jabón) unido a un ácido graso.
-¿Cómo es posible fabricar jabón con grasa humana?.

Se puede hacer jabón a partir de casi cualquier grasa. El proceso recibe el nombre de saponificación y se produce cuando una grasa (ácido graso) se pone en contacto con un álcali (tradicionalmente hidróxido sódico, también conocido como sosa –NaOH-). Se produce así un compuesto que, por sus características químicas, es capaz de diluir las grasas en agua. Se ha hecho tradicionalmente con aceite usado, y el proceso es exactamente el mismo para todas las grasas, incluida la humana.

-¿Qué ventajas o desventajas puede tener la grasa humana en la creación de jabón?.

Realmente, la grasa humana como tal no tiene ninguna característica especial que no tengan otras grasas, por lo que no creo que su uso en la elaboración de jabón suponga una ventaja o una desventaja con respecto a otros jabones siguiendo el mismo proceso.

Actualmente hay casos de personas que venden jabones hechos a partir de grasa humana procedente de liposucciones, pero más allá de la originalidad que esto pueda suponer para algunos, no creo que sea más o menos eficiente que otros jabones caseros.

-¿Es necesario que la grasa cumpla algún requisito para ser transformada en jabón?.

No todas las grasas pueden ser transformadas en jabón. En base a este criterio, las grasas, o lípidos, se dividen en dos categorías: saponificables e insaponificables, en función de si se puede elaborar jabón a partir de ellos o no respectivamente. La diferencia radica principalmente en si el lípido contiene ácidos grasos en su molécula o no. Los ácidos grasos son la base de la formación de jabón y, por tanto, cualquier lípido que contenga ácidos grasos en su molécula será saponificable, y se podrá hacer jabón a partir de él.
abc

La Cultura de Egipto es Patrimonio de la Humanidad

|
Alejado del poder desde el verano de 2011, Zahi Hawass sigue siendo una figura señera de la arqueología egipcia. Como tal, el turismo de su país, cuya oferta esencial es la cultura faraónica, le emplea como embajador de sus intereses, que, en 2010, constituían su principal fuente de divisas con 14.000 millones de dólares (10 por ciento del PIB y 13 por ciento del empleo) y que hoy ha perdido un 35 por ciento de los visitantes y un porcentaje aún mayor de ingresos.

El Indiana Jones egipcio no clama tanto porque hoy no se alcancen los diez millones de visitantes –hace cuatro años superaban los catorce–, sino por las nefastas consecuencias que su ausencia provoca: “La egiptología dependía del dinero aportado por el turismo y sin él poco se puede hacer para evitar los asaltos a depósitos o a museos y para controlar las excavaciones clandestinas. Se necesitan más guardianes armados; sin armas, un vigilante poco puede hacer.

Para controlar los trabajos clandestinos en busca de tesoros o del mítico mercurio rojo que, según las leyendas, podría hallarse en las momias, necesitaríamos vigilancia por satélite y, sobre todo, hay que terminar con las construcciones y los cultivos en las áreas arqueológicas. Muchos tienen la esperanza de que bajo su casa exista una tumba y excavan para hallarla…, y, a veces, la encuentran y la saquean. Es raro que se topen con tesoros; lo normal es que desentierren momias con modestos ajuares, pero en cualquier caso es triste ver cómo por un poco de dinero se destroza un ­yacimiento.
laaventuradelahistoria

Descubren el Esqueleto de un Hombre que Habría Sufrido un Cáncer Hace Más de 3.200 Años

|
Un equipo de arqueólogos han descubierto en Sudán el esqueleto de un hombre que habría sufrido un cáncer metastásico hace más de 3.200 años. Se trataría del caso más antiguo jamás hallado, según un estudio publicado en la revista PLOS One.

Los restos de este varón, cuya edad oscilaría entre los 25 y los 35 años, se hallaron el año pasado en una tumba en Sudán por una estudiante de la Universidad de Durham (Reino Unido).

Un análisis de los huesos ha revelado que el hombre padecía un cáncer metastásico, si bien no ha sido posible certificar si finalmente murió a causa de esta enfermedad.

A día de hoy es el esqueleto más competo y más antiguo de un humano con un cáncer de tipo metastásico, han señalado los autores de este trabajo, un equipo compuesto por investigadores de la Universidad de Durham y el Museo Británico.

Los exámenes realizados muestran que "la forma de las pequeñas lesiones óseas sólo podía haber sido causada por un cáncer de tejidos blandos, aunque el origen exacto [de la enfermedad] no se puede determinar únicamente a partir de los huesos", tal y como ha explicado Michaela Binder, la arquéologa responsable del equipo.

El esqueleto, ha subrayado la investigadora, "podría ayudarnos a comprender la historia todavía desconocida del cáncer. Tenemos pocos ejemplos anteriores. Necesitamos comprender la historia de la enfermedad para entender mejor su evolución".

Pruebas radiográficas han permitido a su equipo contemplar de forma certera lesiones en los huesos, con metástasis claras en las clavículas, omóplatos, vértebras, o pelvis.

Por el momento, sólo pueden especular sobre los orígenes de este cáncer. Según explican, podrían haber influido factores genéticos, una enfermedad infecciosa causada por parásitos o la exposición al humo de hogueras.

El esqueleto en cuestión se descubrió en la zona de Amara Occidental, a 750 kilómetros al sur de la capital, Jartum.
elmundo

El Depredador Más Potente Del Mundo Animal No Es el Mítico Tiranosaurio

|
El depredador más potente del mundo animal no es el mítico tiranosaurio que a todos nos viene inmediatamente a la cabeza cuando se habla de ferocidad. Ni siquiera se trata de un animal terrestre. Si los mares y océanos ocupan las tres cuartas partes de la superficie terrestre, no resulta una injusticia que hayan existido depredadores marinos más temibles que un tiranosaurio. Colosales reptiles del grupo de los pliosaurios que vivieron en mares europeos durante el Jurásico harían palidecer a un rex a la hora de zampar. La mandíbula completa un ejemplar que se conserva en Oxford mediría más de tres metros de longitud y parece que la de algún otro individuo pudo alcanzar los cuatro; tanto la una como la otra tendrían una potencia de mordisco muy superior a la de un rex. Pero aunque fueron parientes, pues los dinosaurios y los reptiles marinos se encuadran en el grupo de los diápsidos (es decir, de los vertebrados caracterizados por tener, además de las aberturas para las fosas nasales y los ojos, otras dos aberturas a cada lado del cráneo), estos últimos no eran dinosaurios, a pesar de que aparecen como tales en algunas publicaciones y películas.

De regreso a tierra firme, en Europa vivieron antepasados del T.rex pero este famoso carnívoro fue un animal genuinamente americano, por lo que no hay posibilidad de encontrar sus restos en yacimientos paleontológicos españoles. ¿Cuáles son, entonces, los fósiles de grandes dinosaurios carnívoros encontrados en España? Hasta hace bien poco el galardón al diente más grande registrado en España correspondiente a un terópodo -es decir, a un dinosaurio carnívoro- lo ostentaba un magnífico ejemplar de casi 10 cm de altura, comprimido y afilado, procedente del sur de la provincia de Teruel (Riodeva). Se atribuyó en 2012 a un representante de gran talla del grupo de los tetanuros, probablemente relacionado con los megalosáuridos o con los carcarodontosaurios (dinosaurios que podemos encontrar en Europa con aspectos y tamaños similares a los que tuvieron los tiranosaurios norteamericanos).

El mismo año que se publicaban las características de dicho diente, la incansable búsqueda de  nuevos fósiles cristalizaba en el hallazgo de otro nuevo diente de gran tamaño, cuyo estudio se publica ahora, un par de años después. Procede del escasamente poblado municipio de Formiche Alto (Teruel) y su antigüedad es semejante a la del diente de Riodeva, pues ambos yacían en sedimentos del tránsito Jurásico-Cretácico, es decir, depositados hace unos 145 o 150 millones de años.

Los datos que ahora se presentan hacen plausible proponer que ambos dientes pertenecieron a un mismo tipo de dinosaurio terópodo megalosáurido, posiblemente relacionado con el género Torvosaurus, al que también podrían corresponder otros dos grandes dientes -si bien algo más pequeños- provenientes de Galve (Teruel) y de Alpuente (Valencia). Los mayores individuos de este tipo de dinosaurio podrían haber llegado a alcanzar hasta una docena de metros de longitud.

Cualquiera que sea su clasificación final, las dimensiones y las proporciones del fragmento de Formiche Alto determinan que sería el mayor de todos los dientes de megaterópodos documentados en España hasta el momento, desbancando al de Riodeva de tan honorífica posición. Pero, para poder identificar con total precisión a los poseedores de estas dentaduras, hay que seguir buscando restos más completos de sus esqueletos ¿Seguirán hallazgos y publicaciones la misma cadencia y se encontrarán esos ansiados fósiles a lo largo de este mismo año para publicarlos en 2016?.
elmundo

La Guerra de Sucesión Española

|
El 1 de noviembre de 1700 fallecía el último rey de la Casa de Austria en España, Carlos II, sin herederos directos. La corona de España, por testamento de este último Austria y en consonancia con la sucesión más cercana y más conveniente para los intereses de la monarquía hispánica, pasaba a Felipe de Anjou, nieto del rey de Francia Luis XIV. Esta entrada de la dinastía de Borbón en España y sus importantes dominios todavía en Europa y sobre todo en América, alteraba el equilibrio de poder continental europeo y originó una guerra de Sucesión entre las grandes potencias de la época.

Fue la primera en el siglo XVIII a la que seguirían más tarde -siempre en función de ese principio de un equilibrio de poder para limitar la apetencia hegemónica de un solo Estado sobre los demás- las muy cercanas guerras sucesorias de Polonia y de Austria, entre otros conflictos bélicos internacionales.

Resultó por tanto en primer lugar una guerra internacional y comercial, en la que, después de varios meses de indecisión e incluso de reconocimiento del rey Felipe V como rey legítimo, Inglaterra y Holanda acabaron apoyando las pretensiones del archiduque don Carlos de Austria.

La guerra comenzó entre las potencias europeas y acabó llegando a territorios españoles peninsulares casi tres años más tarde; el eje del conflicto radicaba en quién acabaría  dominando el control de las Indias y del floreciente comercio de la época,, en el que el monopolio del “asiento de negros” era la llave fundamental.

La guerra fue larga y pasó por varias fases y juegos de alianzas, que se expondrán en el ciclo de conferencias coordinando por la académica de la Historia, Carmen Iglesias, catedrática y especialista en la Europa del siglo XVIII, pero sobre todo, cuando se firmaron por fin las paces en 1713 y 1714, sus consecuencias fueron decisivas para un nuevo equilibrio europeo, con Inglaterra como beneficiaria principal, y un profundo cambio experimentado por la monarquía española.

Ésta no sólo vio alterada su integridad territorial en Europa y la modificación de su situación en el concierto europeo, sino que, aún continuando siendo una primera potencia -no hegemónica ya, pero con los Reinos de Indias casi intactos-, experimentó en su interior unas mutaciones materiales, políticas, administrativas y militares, que fijarían las bases del futuro de la España  contemporánea.
laaventuradelahistoria
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

© 2011 - 2014 ZONA-CIENCIA-1 | ZONA-CIENCIA